Tuesday, October 25, 2005

MIEDO


El temor me paraliza, borra mi calma, me somete. Estoy cansado de tener miedo, es un límite muy grande, sin embargo se que no existe, que es una creación, una jugarreta de la mente para frenar mi crecimiento, para no encenderme y fundirme con la amadanada. El miedo es la creencia ciega en la desgracia, en lo nefasto; el miedo amordaza el entendimiento, es enemigo de la claridad. Mi máximo temor es el miedo a la muerte, y por lo general le temo a lo que no comprendo. Mi naturaleza es morir y lo natural es lo más puro y sencillo que existe, pero tengo miedo o simplemente aún no entiendo, estoy aferrado a muchas cosas (perzoonalidad, busqueda, aprendizaje, placeres).
De a pocos estoy comprendiendo el proceso del miedo, me acerco a su origen, se siente amenazado y ataca más fuerte, pero cuan más grande es el miedo es más exagerada y absurda su forma, si le das credito estas vencido, el miedo funciona como la fe pero en dirección opuesta, es la contraparte de esta. La fe nos puede hacer conquistar los más altos sueños el miedo nos puede volver miserables.


Acabo de cumplir veinticinco años, subí a un cerro, me acompañaron cuatro amigos, no todos llegamos a la cima, solo uno, el más humilde, silencioso y agradecido. Espero contar con la paciencia suficiente para sobrepasar mis temores y vivir en paz.

6 comments:

djmantra said...

es cierto, el miedo nos paraliza, nos hace presas de nuestro propio yo aterrado ante la sola idea de perderse, pero el miedo nos mantiene vivos, es una emoción y como todas tenemos que abrazarlo y entenderlo porque nos hace más sinceros con nuestra propia esencia. saludos david.

Miss Jones said...

Querido David: un cuarto de siglo no es suficiente para perder el miedo. Medio siglo tan poco. Tres cuartos de él, tampoco.
De algo estoy convencida, el miedo puede no paralizar.
Inevitablemente tememos a lo desconocido, pero eso no nos hace escapar.
Te doy el ejemplo más común, o más vivido. Quieres a alguien, pero no sabes si te corresponde.
Te pasas horas de horas, días de días, noches de noches preguntándote y repreguntándote, tratando de hallar señales, vestigios, para ver si eres correspondido. No quieres decir nada por el miedo a ser rechazado.
A la hora de los mangos, como dicen, dime si no terminas por darte valor y decirlo?

No sé si la fe sea la que mueva, David; pero sí sé que el miedo puede no paralizar, muchas cosas en la vida son reversibles.

LamusadeKafka said...

El miedo...el miedo. Nos limita , nos aprisiona, nos entristece.
Pero creo que al intentar vencerlo, al no dejarnos cegar, al no amedrentarnos por lo que puedan decir o pensar "los otros" , al dominar nuestros más íntimos temores puede también servir como estímulo. Si el miedo se queda simplemente en miedo estamos vencidos;si le sacamos la lengua , somos eternos.
PD: UN gran abrazo de cumpleaños desde el final del arcoiris. :)

El Ant0! said...

El miedo es parte de la experiencia , mi querido David. Solo te tienes qe acordar de seguir avanzando y no nublarte.

Fue una pena que no haya podido ir con uds a subir el Campana, pero ya sabes que yo estaba en otro cerro. La proxima vez, vamos juntos y subimos a la cima.

Saludos

Oscar Pita-Grandi said...

Así como dicen que aquél que no ha querido no ha vivido, y que el que no ha sufrido no ha amado, pienso que el que no ha tenido miedo alguna vez, se ha perdido de otros placeres que se generan para apagar ese miedo. EL mero placer de pensar y de imaginarnos en escenarios diferentes, libres de temores, volátiles, dentro de ese tiempo que ningún reloj puede calcular, metidos en el minuto de este cuarto de hora lejos de todo.
Algo así como lo que dice Marco Aurelio Denegri respecto a la masturbación, que hay quienes la creen una enfermedad y se están perdiendo de tremendo placer. Felíz día pasado.

viollacea said...

me haces recordad a ruben Darío en su poeme 'lo fatal'
A veces también me atormentan ideas similares a las tuyas y este poema dice mucho:
(aquí una parte)

ser y no saber nada
y ser sin rumbo cierto
y el temor de haber sido...
y un futuro terror...
y el espanto seguro de estar mañana muerto
y sufrir por la vida
y por la sombra
y por lo que no conocemos
y apernas sospecjamos
...
...
...