Tuesday, February 15, 2005

para qué timón

Por más que me esfuerce en llevar mis huesos en una dirección, las vueltas del mundo los depositan donde quiere, lo bueno es que estoy aprendiendo ha disfrutar del polvo que me trago al caer o de los manjares que me pueda encontrar. Muchos pueden estar en contra de una visión positiva de las cosas, diran que no se puede ser feliz en estas instancias, la verdad se puede ser feliz e igualmente sufrir el dolor que nos produce la ignorancia, no tiene que ver uno con el otro. ver el potencial de las cosas no es ocultar el lado negativo que las condena, en fin. Por eso digo que por más que quiera enderezar mi camino la vida me lleva por una infinidad de esquinas y eso es adorable, incluso si me lleva a la muerte.

1 comment:

Isobel_y_Damián said...

Bacán David, leí tus textos, muy paja las reflexiones...

salu2